martes, 7 de julio de 2015

Hoy el reto del amor te invita a no tener miedo a afrontar el drama que llevas dentro de la soledad.

Año del Señor 2015
Lerma,8 de julio
 
Hola, buenos días, hoy Lety nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

YO TAMBIÉN ME VOY

Estos días, muchos son los padres que nos han llamado porque tenían a sus hijos repartidos por campamentos. 

Para el joven, para el niño, suponen unos días de descanso, diversión y, sobre todo, de crecimiento como persona, en habilidades, en el compartir, en responsabilidad, valores... Muchos van orientados a que también los jóvenes puedan disfrutar de actividades que les llevan a profundizar en su cristianismo o a suscitar un encuentro profundo con Cristo por medio de talleres y actividades de evangelización. Nervios, mochilas de ropa revuelta, nuevos amigos...

¿Y los padres? Aquí es donde me he llevado la sorpresa. Las teorías dicen que unos días sin niños, alivio, silencio en casa, tranquilidad... pero este año varios testimonios nos hablan de la incertidumbre que sienten cuando dejan por primera vez a los niños, o no saben qué estarán haciendo... Y, lo peor, encontrarse con una realidad que su presencia "evita": la sensación de soledad. Se pasa de desear que se vayan a contar los días de su vuelta. 

Pero la soledad es un drama en la persona, una tarea pendiente que tarde o temprano tienes que afrontar. El problema es que la soledad sin Cristo te aplasta, te aterroriza, no tiene sentido, esta vacía y, como conclusión, la ves como algo malo por lo que hay que llenarla con actividad, televisión, ruido... 

Hoy el reto del amor te invita a no tener miedo a afrontar el drama que llevas dentro de la soledad. Hoy te invito a que des la oportunidad a Cristo a que cambie tu situación, a que tu soledad esté habitada por Él. Es verdad que esto es para experimentarlo, son las grandes paradojas de nuestra fe. Pero Cristo no es un mito. Cristo está vivo y quiere habitar en ti, sólo necesita que tú le des la mano, que le dejes entrar en tu soledad, y verás cómo poco a poco empieza a cambiar todo y empiezas a tener una paz indescriptible. El drama de la soledad en inherente al hombre, y nada ni nadie te lo quitará, sólo el hombre Cristo Jesus te lo dará sentido, y vivirás con otra mirada si Le dejas entrar en esa soledad.

Pero, a veces, llegar a Cristo desde nuestra soledad nos cuesta, no sabemos. Hoy vamos a acercarnos de la mano de María: cuando sientas esa soledad, coge el rosario en tu mano y, despacio, ora con un misterio y pídele a ella que te muestre la Vida de su Hijo. 

Te deseo que pases un feliz día. 

VIVE DE CRISTO
http://ift.tt/1A7bOGa

©Producciones es El- Vive de Cristo (Dominicas Lerma)

Prohibido cualquier reproducción para uso comercial. Solo se permite un uso para actividades de evangelización siempre que se publiquen sin ningún tipo de modificación.
 

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at http://ift.tt/jcXqJW.

Unidad y vitaminas para la comunidad cristiana. San Agustín

He leído un interesante resumen de la intervención de Florence Leiritz en el ENE de este año 2015, publicado en este mismo portal. Creo que es realmente interesante que se hable de la necesidad de tener una visión multidimensional de las comunidades cristianas, entre ellas las parroquias. Tendemos a dividir para comprender las cosas, pero se nos suele olvidar que si no vemos cómo funciona todo unido, perdemos mucho más de lo que ganamos. El diablo es el gran analista, el gran separador-divisor, que se complace en trocear todo para que perdamos la noción de unidad y conjunto. 

Si, en realidad, el Nombre del Señor fuese más agradable a los hombres que el nombre de los hombres, no dividirían en sus miembros a Cristo, que clama: Mi paz os doy. No dividirían a Cristo esos que dicen: Yo soy de Pablo, yo de Apolo, yo de Cejas, y se calumnian recíprocamente por los nombres de los hombres. Entonces no sería expulsado de su bautismo Cristo, de quien se dijo: Este es el que bautiza; de quien se dijo también: Cristo amó a su Iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, purificándola con el baño del agua en la palabra. ¿Sería expulsado Cristo de su mismo baño si el nombre del Señor, cuyo es el bautismo, os fuese más agradable que el nombre de los hombres, de quienes decís: «Es santo lo que da éste, no lo que da aquél?» (San Agustín, A Macrobio 107, 2.3)

Las cinco vitaminas son imprescindible, pero creo que es necesario mostrar otras dimensiones no son tan evidentes y que dan coherencia y unidad a la comunidad, como un todo. Es decir, nos ayudan a unir, coser, entender al completo el todo maravilloso que es la comunidad cristiana: 

Sacralidad: Sagrado es todo aquello que nos comunica con Dios de forma simbólica. Ojo, que lo verdaderamente simbólico es tan verdadero como lo que tocamos y vemos directamente. Si usted ve un cartel que indica “Peligro” seguro que no pensara que ese símbolo son tal sólo palabras y gráficos. Seguro que no tendrá cuidado. Ciertamente, lo de temer no es el cartel, que sólo señala que detrás de él hay peligro verdadero. Lo sagrado nos lleva a entender que la presencia de Dios a través de lo que nos conduce a Él, como misterio y profundidad. Un ejemplo ¿Adoramos y alabamos la Palabra de Dios contenida en los Evangelios? Pocas veces le prestamos atención y reverencia, siendo tan sagrada como cualquier otro símbolo que utilicemos. Es Palabra de Dios. La sacralidad debería estar presente en todas y cada una de las vitaminas, ya que cuando nos reunimos en Nombre de Cristo, Él está en medio de nosotros. La sacralidad también desborda las vitaminas, uniendo y potenciando sus características propias. Sin sacralidad las vitaminas pierden el sentido de vivencia trascendente que les da sentido. 

Fraternidad: Comunidad es un grupo de personas que comparten parte importante de su vida, pero no tienen razón de compartir lo que no es común a todos ellos. Por ejemplo, una comunidad religiosa benedictina seguro que comparte la regla de San Benito y el carisma benedictino, pero ¿Compartirían el interés de uno de sus miembros por los escritos de Santa Teresa de Jesús y el carisma carmelitano? No tienen razón de compartirlo, porque son “benedictinos” y no “carmelitas”. La fraternidad es un paso más allá de la buena comunidad, ya que permite y fomenta, que los carismas y dones personales enriquezcan la comunidad. Existe una dimensión unitiva que solemos olvidar porque en el fondo desconfiamos de “los diferentes.” En dos palabras: ecumenismo intracomunitario. La fragmentación de las pastorales nos separa y a veces nos hace olvidar lo que tenemos de común. La fraternidad es lo que nos permite reunirnos en Nombre de Cristo, por lo que reúne todo lo que hagamos junto los demás. 

Formación: La postmodernidad nos aparta de los aspectos cognitivos por medio de prejuicios muy bien asentados. El diablo nos llama a no tener juicio, porque nos llama a “no juzgar” que es tanto como no entender, no unir. No hace mucho leía una frase en Twitter que me hizo reflexionar. La frase es la siguiente: “Siento a Dios más cerca cuando dejo de pensar y razonar, para sólo sentir”. Es como decir que para sentir el campo tengo que apartarme del camino y andar entre las plantas y los animales sin dirección no sentido alguno. Pero ¿puedo sentir el campo cuando entiendo y conozco el camino que voy a seguir? Seguramente lo disfrute más profundamente y lo padezca menos. La formación es imprescindible, lo que no quiere decir que formarse sea aguantar una conferencia semanal de 4 horas. Hay muchas formas muy entretenidas de formarse, por ejemplo leyendo vidas interesantes de santos o trabajando en grupo sobre temas definidos. La formación reúne y da consistencia a la comunidad, ya que entender que estamos trabajando sobre los mismos cimientos, nos permite superar los protagonismos con más facilidad. 

Es interesante lo que el resumen indica sobre la formación previa de los sacerdotes. Sin duda es necesario que sean más catalizadores y dejar en segundo plano las funciones de directores ejecutivos de todo lo que acontece. El catalizador propicia la reacción química y la controla, sin ser parte de la misma. Además hace posible que aparezcan las maravillosas sinergias, que en el caso de la Iglesia es la evidencia de que el Espíritu Santo anda trabajando con nosotros. Saber estar presente lo justo y propiciar que todo se dinamice, no es más que ser conducto de la Gracia de Dios. Uno de los talones de Aquiles de la Iglesia del primer mundo actual, es falta de sacerdotes. Si empleamos el tiempo del sacerdote en hacer funciones de directivo empresarial, no tendrá tiempo para celebrar los sacramentos que tanto necesitamos. Con esto no quiero decir que el sacerdote o párroco se desentienda de la comunidad, sino más bien que la atienda como sacerdote que es. 

Es sencillo arreglar el mundo sobre un papel o sobre una pantalla de ordenador. El papel y la pantalla lo aguantan todo. Lo interesante es dejar que la Gracia de Dios se haga presente y actúe en cada uno de nosotros. El sacerdote es el mejor catalizador en ese proceso de conversión espiritual que tanto necesitamos cada uno de nosotros.

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at http://ift.tt/jcXqJW.

De la primera mujer compositora de la historia, Maddalena Casulana

 
 
            …que podría deber su nombre, “Casulana”, al hecho de haber nacido en Casola d’Elsa, ciudad cercana a Siena, cosa que debe haber hecho hacia el año 1540, pues no conocemos su apellido originario.
 
            Más allá de las piezas musicales salidas de su mano, es muy poco lo que sobre Maddalena se sabe. Recibe su primera educación en Florencia, y su carrera musical comienza cuando en 1566, es decir con una edad cercana a los 26 años, publica cuatro madrigales a cuatro voces en la antología “Il Desiderio” y un quinto madrigal a cuatro voces en la tercera parte de la misma obra, que pueden ser consideradas las primeras piezas musicales conocidas cuyo compositor es una mujer.
 
            Su primer libro de madrigales, publicado en 1568, lo dedica a Isabella de Medicis, hija del Gran Duque de Toscana Cosme I. En la dedicatoria que en ella realiza declara estar orgullosa de “mostrar al mundo el vano error de los hombres al creer que sólo ellos poseen dones intelectuales y que tales dones no pueden ser dados a mujeres”.
 
            Ese mismo año el renombrado compositor Orlando Di Lasso dirige en Munich, con ocasión de las bodas de Guillermo IV de Bavaria y Renata de Lorena, su composición a cinco voces “Nil mage iucundum”, una pieza que no nos ha llegado. En 1570 Casulana publica un segundo libro de madrigales.
 
            En los años siguientes, Maddalena casa con un tal Mezari, de quien poco o nada se sabe, trasladándose al norte de Italia. De hecho en su nuevo libro de madrigales publicado en 1583 firma como “Maddalena Mezari, llamada Casulana”. En la antología “Il Gaudio” publicada en 1586 aparece la última obra firmada por la Casulana, un madrigal a tres voces dedicado a Filippo Di Monte. El catálogo publicado en 1591 por el editor veneciano Giacomo Vincenti menciona todavía dos libros de madrigales espirituales a cuatro voces debidos a la pluma de la Casulana, los cuales sin embargo, no nos han llegado. Su obra es alabada por compositores coetáneos como Antonio Molino, Giambattista Maganza, Orlando Di Lasso o Filippo Di Monte.
 
            Parece que amén de compositora, Maddalena fue una dotada cantante y laudista.
 
            Hacia 1590, con una edad por lo tanto cercana al medio siglo, Maddalena muere.
 
            Y bien amigos, que hagan Vds. mucho bien y no reciban menos. Yo por aquí andaré mañana… Dios mediante. Les espero. En la columna, ya saben.
 
 
            Para la realización del presente artículo me he valido de la información proporcionada por Beatrice Pescerelli en el trabajo que dedica a Maddalena Casulana para presentar su madrigal “Morte, che voi?” (“Muerte ¿qué quieres?”)
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día, o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es. En Twitter  @LuisAntequeraB
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(puede hacer click sobre ellos si desea leerlos)
 
De ese judío convertido al cristianismo que compuso la Marcha Nupcial de Mendelssohn
De lo que un genio como Mozart era capaz de hacer en sólo once meses
Del monje que inventó el do-re-mi… Guido de Arezzo
Del cura español que fue uno de los grandes compositores del Renacimiento
De Richard Wagner en el año de su bicentenario
De Giuseppe Verdi, en el bicentenario de su nacimiento tal día como hoy
 
 

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at http://ift.tt/jcXqJW.

Santa Morwenna, la constructora.

Santa Morwenna de Cornwall, virgen. 8 de julio.

A esta santa, de culto antiguo, su leyenda la sitúa en el siglo V, y la hace una de las hijas del prolífico (hasta a 24 santos se les hace hijos suyos) y legendario rey San Brychan de Gales (6 de abril). Nacida en Gales, desde pequeña quiso dedicarse a Dios, para lo cual, se construyó una pequeña ermita en Hennacliff, sobre un acantilado mirando al mar, y desde donde veía las costas de su tierra natal. Deseosa de llevar la fe de Cristo al pueblo, les construyó una iglesia con sus propias manos, cargando las piedras desde lo alto del acantilado hasta abajo. En el primer viaje se sentó a descansar y donde depositó la piedra surgió una fuente milagrosa que aún se conserva, junto a la iglesia, pues la construyó allí mismo.

En 480 se sintió morir, y avisó a su hermano San Nectan de Hartland (17 de junio) para que le impartiera los sacramentos y, además, la elevase en sus brazos para poder ver por última vez su tierra de Gales. Una vez entada en la gloria de Cristo, Nectan la enterró en su ermita, que sería pronto un lugar de culto a su memoria. Al parecer las reliquias se trasladaron en algún momento a la iglesia construida por la santa, pero se perdieron. Actualmente el sitio se llama Morwenstow, o sea "lugar santificado por Morwenna". En el siglo XIII se le añadió un hospital que tuvo por titular a San Juan Bautista, pasando el santo a ser co-titular de la iglesia.

En ocasiones su leyenda se confunde con San(ta) Merryn (7 de julio), o con Santa Marwenna (12 de agosto), también una de las “hijas” de San Brychan. La primera referencia a su persona está en la “vita” de San Nectan, en el siglo XII.

Fuentes:
-"The Saints of Cornwall". NICHOLAS ORME. Oxford, 2000.
-http://ift.tt/1IHIlVr.

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at http://ift.tt/jcXqJW.

Emociones fuertes, sexo, hastío personal

     La televisión y el consumismo están haciendo estragos en la vida cotidiana de nuestra generación: nos referimos, lógicamente, a su mal uso y también al exceso. 
  
     Nos acostumbra- la tv- a vivir en un mundo irreal
durante gran parte del día, no en vano en la mayor parte de los hogares se pone el televisor, aunque no se esté viendo. En los países industrializados, la media de tiempo dedicado a la televisión oscila entre cuatro y cinco horas al día.Los psicólogos nos dicen, y la realidad les da la razón, que todo entretenimiento cada vez entretiene menos, es decir,tiene un rendimiento decreciente y termina cansando.

     Eso hace que se busquen experiencias más fuertes y de ahí que vayan floreciendo en nuestra sociedad los juegos de riesgo, drogas, un uso del sexo cada vez más aberrante… incluso se ha llegado a matar, para ver qué siente uno.

    Se necesitan experiencias nuevas, fuertes, relaciones con personas del mismo sexo, que atraigan más que las que podamos mantener con nuestra pareja.
    
     Se ha llegado al hastío. Al vacio personal.
 
    A base de querer pasarlo bien se ha llegado a la incapacidad de disfrutar, de ilusionarse, por un hartazgo en el tener y una despreocupción absoluta del crecimiento como persona lo cual, termina anulando la voluntad o sea la libertad y, por tanto, la capacidad de querer y ser querido, porque aunque uno lo sea, no se dará cuenta.

     Y lo que es más peligroso; frente a la oferta de emociones fuertes que hay en la sociedad, la vida de todos los días, que es la real, la que hay que vivir parece anodina, sin valor, aburrida.

      Estamos creando una sociedad hastiada. Los fracasos escolares aparecen por doquier. Los «adictos al trabajo» también.

     En el fondo para muchas personas la adicción al trabajo es una vía de escape frente a la realidad; porque
ésta, la del día a día no llena.

      Pero el problema no está en el día a día, está en la persona.

     Ésa es la causa de tantos fracasos en lo cotidiano, en el amor, en la familia, que es donde el individuo deja huella.

      Quizá sea por ello por lo que hay falta de referentes sociales.

      Es necesario pararse a pensar. No hace tanto tiempo, un niño estaba una semana ilusionado porque el domingo iba a ir al cine; ahora, ve treinta películas a la semana y está todo el día enfadado y gritando.

        Y es que la medida en la utilización de las cosas genera paz.
     
        Hay que cambiar. En muchas ocasiones , para hacerlo, habrá que pedir ayuda.

contreras@jmcontreras.es

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at http://ift.tt/jcXqJW.

Desde Roma contemplando la mies

 Escribo desde Roma, en donde me encuentro participando en un cursillo de formacion junto con otros 43 sacerdotes. No es la primera vez que vengo a la Ciudad Eterna, pero Roma siempre es nueva. Tiene la novedad de lo eterno. De aqui partieron muchos de los Apostoles a sembrar la semilla del Reino. Y aqui murieron casi todos. “Si el grano de trigo no muere, queda infecundo” dice el Senor. Y desde aqui se ve todo el campo de la Iglesia como una inmensa llanura cuajada de mies, y con escasez de brazos para segar. Viene bien recordar estas palabras de Jesus: Del santo Evangelio según san Lucas 10, 1-12


En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos, y los envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y sitios a donde él había de ir. Y les dijo: La mies es mucha, y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies. Id; mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias. Y no saludéis a nadie en el camino. En la casa en que entréis, decid primero: "Paz a esta casa." Y si hubiere allí un hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; si no, se volverá a vosotros. Permaneced en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No vayáis de casa en casa. En la ciudad en que entréis y os reciban, comed lo que os pongan; curad los enfermos que haya en ella, y decidles: "El Reino de Dios está cerca de vosotros." En la ciudad en que entréis y no os reciban, salid a sus plazas y decid: "Hasta el polvo de vuestra ciudad que se nos ha pegado a los pies, os lo sacudimos. Pero sabed, con todo, que el Reino de Dios está cerca." Os digo que en aquel Día habrá menos rigor para Sodoma que para aquella ciudad. (Lc. 10,1-29).

         El Papa Benedicto lo comenta asi: Jesús envía a setenta y dos discípulos a la gran mies que es el mundo, invitándoles a rezar para que el Señor de la mies, mande obreros a su mies; pero no les envía con medios potentes sino "como corderos en medio de lobos", sin bolsa ni cayado, ni sandalias. San Juan Crisóstomo, en una de sus homilías, comenta: Siempre que seamos corderos, venceremos y aunque estemos rodeados de muchos lobos, conseguiremos superarlos. Pero si nos convertimos en lobos, seremos derrotados, porque nos faltará la ayuda del Pastor. Los cristianos no deben ceder nunca a la tentación de convertirse en lobos entre lobos; el reino de paz de Cristo no se extiende con el poder, con la fuerza, con la violencia sino con el don de uno mismo, con el amor llevado al extremo, también a los enemigos. Jesús no vence al mundo con la fuerza de las armas, sino con la fuerza de la Cruz, que es la verdadera garantía de la victoria. Y esto tiene como consecuencia para quien quiere ser discípulo del Señor, su enviado, el estar preparado para la pasión y para el martirio, para perder la propia vida por Él, para que en el mundo triunfe el bien, el amor, la paz. Esta es la condición para poder decir, entrando en toda realidad: "Paz a esta casa". Benedicto XVI, 26 de octubre de 2011.

         Desde el centro de la cristiandad pido a Dios que envie obreros, sacerdotes, que atiendan a tantas almas que estan necesitando a Dios, muchas veces sin saberlo. En mi Diocesis de Cartagena (Espana) se han ordenado estos dias 11 nuevos sacerdotes. Gracias a Dios. ìCuantas almas van a recibir de sus manos el alimento necesario! Tambien tendran que sufrir como todos. Les vendra bien que recemos un poco por ellos en estos momentos  que estrenan su sacerdocio para que esa ilusion que tienen en su alma no les falte nunca. Lo digo yo que estoy cumpliendo mis Bodas de Oro sacerdotales con alegria y agradecimiento

Un saludo desde la Ciudad de San Pedro.

Juan Garcia Inza

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at http://ift.tt/jcXqJW.

Ridículo real (Madrid)

El ridículo de hacer como que no, pero que sea que sí... Recomiendo que busquéis la esquela de primer aniversario del fallecimiento de Alfredo di Stéfano que hoy ha publicado el Real Madrid. 
Uno podría entender que, como institución plural, el Real Madrid se limitara a recordar que hoy hace un año de la muerte de la ´saeta blanca´ en un espacio bien demarcado por unos lutos, sin mayores detalles. Sin cruces, ni peticiones de oraciones... a lo más, animar a tener un "recuerdo" del finado.
Sin embargo, eso carece de sentido cuando eliminas la cruz pero informas de que se celebrará una misa (se entiende que en sufragio por su alma), en una de las iglesias que rodean el estadio ´vikingo´.  
Esto me ha recordado que el Real Madrid, por mor de hacer el plegatín ante la riada millonaria saudí, eliminó de su iconografía la cruz que remata la corona real que tiene derecho a usar por gracia de Alfonso XIII desde 1920. Oiga, si quiere ser usted el Real Madrid, séalo con todas las consecuencias...
Cuando uno trata de hacer equilibrios de este tipo, lo más normal es que haga el ridículo. Así nos pasa con la vida pública de fe. Voy a misa, pero que en el trabajo no lo noten. Respeto a mi mujer, pero soy el primero en apuntarme a las conversaciones más denigrantes hacia otras mujeres. Tengo ánimo solidario, pero cuando hay que rascarse el bolsillo para el cepillo de la misa nunca encuentro la moneda...

Está dicho y es sabido. Si no vives como piensas, acabas pensando como vives. 

This entry passed through the Full-Text RSS service - if this is your content and you're reading it on someone else's site, please read the FAQ at http://ift.tt/jcXqJW.